Nuestra historia

El comienzo

Mas de cuarenta años han transcurrido desde aquél día que dos sacerdotes palotinos arribaron a Santurce. Venían buscando colaboradores que les ayudaran a preparar el terreno espiritual primero, y más adelante edificar un templo.

En la década de 1970, Santurce estaba creciendo desmesuradamente. Había que atender a las necesidades espirituales. Había que hacer pequeñas comunidades humanizando los grandes templos, que ahora que daban desbordados por las necesidades de una población que superaba los 50.000 habitantes. 

Estos sacerdotes eran el P. Miguel Vega (q.e.d.) y el P. Jaime Fernández. Con la ayuda de varios vecinos de Santurce, como Simón Navarro (q.e.d.), Jesús Ruiz (q.e.d.) y Fernando Andrés (q.e.d.) se estuvo buscando un local que al menos sirviera de oficina parroquial. 

Las H.H. Carmelitas, que están al frente del colegio San José, nos ofrecieron incondicionalmente su Capilla de Avda. Murrieta , y así comenzamos la andadura.

Hasta ese día habíamos tenido que reunirnos en distintos lugares, primero en una casa de Coscojales, donde se comenzó la catequesis, después pasamos a otra de Pagazaurtundúa y después a una de Genaro Oraá, pero ahora ya disponíamos los sábados de aulas del colegio para la catequesis, y los Domingos los feligreses comenzaron a asistir a la Misa que se celebraba en la Capilla.

La marcha del P. Miguel, primer párroco y hermano del P. Manuel, fue sentida por todos los grupos que ya funcionaban, pero la primera piedra ya estaba colocada, otros vendrían y continuarían la labor, y estos fueron el P. Serafín y el P. Alberto.

Fue al P. Serafín al que se le ocurrió la que más tarde se conocería como la operación “ladrillo”. Consistía en ir piso por piso de los potenciales feligreses, labor encomendada al grupo de señoras, que cada vez acudían en mayor número y entusiasmo, y donar el importe de un ladrillo, o más, según las posibilidades del donante.

Con la cuestación puerta a puerta y la ayuda del obispado el Templo pudo hacerse realidad.

Teníamos ya Templo, pero faltaban la ornamentación, bancos, etc… la institución Teresiana nos donó el Sagrario, la Cruz del Altar y parte de los bancos, el resto fue construido gracias a la cesión de un taller de carpintería, … y así fue creciendo la parroquia Reina de los Apóstoles. 

Esta misma labor, la continúa desde hace muchos años el P. Manuel Vega, pues desde que llegó a Santurtzi no cesó en trabajar por la mejora de las instalaciones, dando más capacidad a las mismas, embelleciendo sus exteriores con puertas de acceso nuevas, renovando lo que había quedado obsoleto, mural exterior, y locales parroquiales.

El nuevo Templo es humilde pero hermoso, está enclavado en los bajos de un edificio sito en la plaza Señorío de Vizcaya n° 7

Detalle del Altar central, Crucifijo, imagen de la Reina de los Apóstoles, atril, credencia y Cirio Pascual, engalanados para una celebración Eucarística.

Inauguración

El 13 de Febrero de 1982, el Sr. D. Luís María de Larrea, Obispo de la Diócesis de Bilbao, en un solemne acto inaugura y bendice el Templo Parroquial, con esto la Comunidad Reina de los Apóstoles había recibido su Primera Comunión, y ahora le llegaba el tiempo de crecer y madurar.

Bodas de Plata

Con motivo de las Bodas de Plata se organizó en la parroquia una “Misión Popular” llevada a cabo por los PP. Paules.

Los días 14, 15 y 16 de Mayo de 1999 celebramos en la Parroquia Reina de los Apóstoles de Santurtzi diversos actos para conmemorar sus Bodas de Plata. 

El 14 de Mayo a las ocho de la tarde hubo una charla-coloquio a cargo de D. Jaime Asenjo. En ella se profundizó sobre la figura de Dios Padre

Los actos continuaron la mañana del Sábado día 15 con una serie de actuaciones para los más pequeños, con juegos, talleres, karaoke, etc., toda una fiesta que bajo el nombre; Auzoan Alaitasuna-Alegría en el Barrio; se llevó a cabo en la Plaza Señorío Vizcaya. El buen tiempo permitió el disfrute de los más pequeños y la posterior actuación de coros y grupos de danzas regionales. A las tres de la tarde 125 personas pertenecientes a la parroquia continuaron la celebración con una comida de hermandad en el colegio de San Francisco Javier.

El Domingo, día 16, a las once y media los niños tuvieron su Misa, y a las doce y media se reunió la Comunidad para la solemne Eucaristía concelebrada por los sacerdotes del Sector y los sacerdotes Palotinos que han pertenecido a la Parroquia a lo largo de esos 25 años de su historia, presidida por el Obispo de Bilbao D. Ricardo Blázquez. 

Se recordó de una manera especial al P. Miguel Vega (q.e.d.), primer párroco de Reina de los Apóstoles. Se recordó igualmente los duros comienzos de este Templo y cómo hoy se puede hablar de una Comunidad cohesionada y articulada entorno a María Reina de los Apóstoles. 

Terminada la celebración los sacerdotes departieron con los feligreses en un ambiente de festividad y de ánimo para poder celebrar juntos las próximas Bodas de Oro.

Sacerdotes en la historia

P. Miguel Vega.
Primer párroco, llegó a
Santurtzi en el año 1974.
Falleció en 1995
P. Jaime Fernández. 
En Ponferrada
P. Alberto Fernández. 
Falleció en 2020
P. Serafín Fernández. 
En Canarias
P. José Ángel Domínguez.
Falleció en 2011
P. J. Marcos Juárez.
Falleció en 2001
P. Santi Juárez.
En Santurtzi
P. Manuel Vega.
Actual párroco

María, Reina de los Apóstoles


Nuestra patrona

La Parroquia Reina de los Apóstoles de Santurce es un templo original, con sabor a Cenáculo. 

Subieron a la sala superior… los Apóstoles… María la madre de Jesús… y muchos más. Todos se dedicaban a la oración en común.

El diccionario define cenáculo en sentido figurado como lugar de encuentro de artistas. Al llegar el día de Pentecostés estaban todos reunidos en una misma sala… y se llenaron todos de Espíritu Santo. Aquel espacio fue sala de espera orante, fábrica del Espíritu, lugar de artistas, horna de creatividad apostólica. 

El Espíritu es lo suficientemente Artista como para no repetirse. Suscita respuestas nuevas a retos nuevos. Siempre sorprende. No lo podemos programar. No lo tiene nadie en exclusiva. 

Al Espíritu no se le tiene, nos tiene Él.

La Parroquia Reina de los Apóstoles, animada por una Comunidad Palotina, ha colocado en un lugar de honor, al lado del Altar, un icono, que representa a María con los apóstoles y sus discípulos. San Vicente Palloti vio en él , la expresión de la responsabilidad de todos los cristianos, en especial de los laicos dentro de la Iglesia.

Pero no es de este cuadro del que queremos hablar. Desde día 8 de Diciembre de 1984, se encuentra en el presbiterio, una esbelta talla de la Virgen María, muy querida y venerada por todos, porque ha sido adquirida con la colaboración de cada uno de nosotros.

Se trata de una reproducción de la imagen esculpida en terracota, arcilla, por la religiosa Angélica Ballán. La imagen ha sido modelada por expresa petición de P. Santiago Alberione, fundador de la familia paulina, a la que pertenece el artista.

El mismo P. Alberione, que que había dado como patrona y modelo para su comunidad religiosa a la Reina de los Apóstoles representada entre ellos, invocando la venida del Espíritu Santo, le pidió a la Hna. Angélica que mostrase a la Virgen en actitud de presentar a Jesús a nuestro mundo, con el rótulo de la Torá, la Palabra de Dios.

Las primeras pruebas de la imagen fueron presentadas al P. James Alberione, el cual pidió que fuese más claro el gesto de ofrecer a Jesús a los hombres. El artista siguió haciendo intentos y pruebas, para conseguir captar y dar plasticidad a la intuición del P. Santiago, hasta que al final se mostró satisfecho de la obra. Todo esto sucedía entre los años 1962-1965. 

Vivimos en un mundo en el que se cultiva y cuida la imagen. Cuando nuestra comunidad parroquial ha querido dar una imagen a nuestro templo, también la ha cuidado. 

Queremos ser un grupo de creyentes, que comprometidos con María, la Reina de los Apóstoles, desde el Cenáculo, con la oración, celebración y formación, abramos las puertas como en un nuevo Pentecostés, para ir a regenerar a la sociedad, como Iglesia enviada al mundo.

El cuadro de la Reina de los Apóstoles en la espera del Espíritu Santo, tan familiar a S. Vicente Pallotti, y la talla de María, la Reina del Apóstol enviado del Padre, gratifican nuestro ser y misión. Incluso hemos colocado el cuadro al fondo y la estatua de María ofreciendo a Cristo al mundo delante. 

Si nuestra Parroquia pretendiese ser eminentemente sacramentalizadora, con la escena del Cenáculo sería suficiente, pero queremos ser también una comunidad evangelizadora, para ello necesitamos que hasta nuestros símbolos e imágenes se vuelvan luminosos y se pongan a hablar, por su expresividad y presenten nuestro Programa Pastoral, de la mano y animación de María. Sacramentalización y Evangelización. Cenáculo y Apostolado. Apóstol enviado del Padre, con gozo y alegría, como se presenta a una madre y con la gratitud con que se recoge una herencia. 

María no oscurece la mediación de Cristo, sino que nos ofrece una visualización de Jesús. Todos los hijos se parecen un poco a sus madres. La mediación única es la de Jesús. María es nuestra animadora e intercesora, el mejor icono de Jesús a quien dirigimos este canto, que nuestra parroquia entona con frecuencia en nuestro templo: 

Reina de los Apóstoles,  Madre de Dios,  Forma Tú nuestra mente y voluntad, y nuestro corazón. Cuando se fue Jesús. Tú te quedaste al frente de la Fe y de la oración. Alentando la fe de los discípulos y esperando al Espíritu que es vida y Amor. Sigue ¡ oh madre !, hoy día en la iglesia, pendiente siempre de quien va al timón. Esperando puntual con los que esperan, la llegada gozosa de Cristo Redentor.