Confirmación

Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaría había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo” (Hch 8,14-17).

Leemos en el Catecismo: Con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los sacramentos de la iniciación cristiana, cuya unidad debe ser salvaguardada. Es preciso, pues, explicar a los fieles que la recepción de este sacramento es necesaria para la plenitud de la gracia bautismal. En efecto, a los bautizados el sacramento de la Confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma se comprometen mucho más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras. (CIC 1285)

Con el objetivo de que los adolescentes y jóvenes vayan madurando su fe y apuesten por Jesús, la Parroquia ofrece los grupos que hoy denominamos convocatoria e iniciación. Se comienza a partir de 3° ESO ó 1° FP (14 y 15 años). Quiénes, por las razones que sean, no han recibido este Sacramento, siempre están a tiempo de hacerlo independientemente de la edad que tengan. De hecho son quiénes más lo están solicitando. (Siempre que se forme grupo)

Después de un proceso (sin concretar el tiempo), si estos jóvenes libremente así lo desean, recibirán el Sacramento de la Confirmación .