Fiesta en la parroquia REINA DE LOS APOSTOLES 2019

Domingo 2 de Junio 2019, El sol abre la puerta a un día espléndido, la fiesta de nuestra Reina de los Apóstoles, la brisa del mar está tranquila y deja escapar un perfilado aire festivo.

Nuestra parroquia es un templo sencillo pero lleno de hermosura. Más de cuarenta años han transcurrido desde aquel día que dos sacerdotes Palotinos arribaron a Santurce. Venían repletos de ilusión, buscando colaboradores para preparar el terreno espiritual, formar una Comunidad Parroquial y más adelante edificar un templo.

El faro emitía señales de destello, la mar un poco asustada, el oleaje mostraba una espuma blanca por su agitación. El barco navegaba con precaución, con calma a velocidad crucero. Las olas chocaba contra el casco por ambas bandas y la nave se defendía dirigiendo la proa hacia aquella Luz del Faro. Luz del Faro es nuestra Virgen Reina de los Apóstoles, en este precioso templo que con esfuerzo se ha construido. Llegaron ellos a Santurce y la Virgen les esperaba aquí. Llegaron ellos, apóstoles de aquel tiempo y se les recibió. Llegaron ellos llenos de ilusiones y tenacidad para alcanzar su sueño y se les escuchó.

Hoy, la Virgen con el Niño preside el altar mayor. Hoy nos cuenta susurrando cómo llegó hasta ahí. Cómo abrió sus brazos a aquella nave. Hoy nos pide navegar por otros mares para dar a conocer su gran amor, como Madre de Dios. Nos está invitando a ser apóstoles, desde aquel momento que reunidos en el cenáculo el día de Pentecostés, recibieron al Espíritu Santo.

Todos reunidos en torno al reluciente altar, bello como el día, con rosas a María, que Madre nuestra es. Estamos preparados para la celebración eucarística. El sacerdote se dirige a todos los feligreses con palabras de bienvenida. Solicitando la atención de los más maqueños en forma de catequesis, les hace preguntas para avivar su destreza y conocimientos.

A continuación se leen breves lecturas pidiendo perdón por nuestros errores. Y más adelante, también hay lecturas representadas por jóvenes y adultos, haciendo peticiones para mejorar nuestro comportamiento. Suenan las guitarras adornando las canciones que vamos leyendo, letra a letra en la pantalla, ponemos mucho corazón a esa voz que quiere llegar lejos.

En las ofrendas, un grupo se aproxima hacia la Virgen y todos juntos cantan:- “Nos cuida noche y día, es la madre de Jesús, también la tuya y mía”. Cantamos esto por mi, por ti y por muchos. En un gesto generoso nos ofrece a su Niño que sostiene con las manos, y en el silencio de la consagración del pan y el vino se oye el amor de El para cada uno de nosotros. Sin exclusiones, sin barreras, sin fronteras.

El conjunto de niños, adolescentes y adultos reunidos siguiendo la misa, era esperanzador, y era ver el trabajo bien hecho dentro de la Comunidad. Son eslabones formando una cadena de continuación. La oración es un camino recomendable para orientarnos y saber dirigirnos a ese Faro de referencia.

Al final, se cantó el himno de Reina de los Apóstoles y recibimos la bendición. Terminada la celebración, se invitó a todos a participar en un ágape en el porche. Una vez allí, nos encontramos entre dulces, saludos y en un ambiente de festividad lleno de ánimo, para poder celebrarlo juntos el próximo año. Las fotografías también se buscaron un lugar para dejar documentada esta fiesta. Todo perfecto, gracias por vuestro esfuerzo.