El Espíritu del V Plan Diocesano de Evangelización

 

El presente Plan quiere renovar en profundidad la vida de nuestra Iglesia diocesana como una Iglesia en salida, en conversión pastoral. Con el lema elegido, ¡SALID AL ENCUENTRO!, se pretende recoger y resumir el espíritu del plan. Se trata de subrayar el aspecto misionero de la evangelización, fortalecer la convocatoria, el anuncio y la propuesta de la fe.

La invitación recogida por el lema se concreta en tres ámbitos de actuación, que no están separados, sino esencialmente vinculados entre sí: el de la ESPIRITUALIDAD, el de la SOLIDARIDAD y el de la COMUNIÓN.

La Espiritualidad nace del encuentro con Jesucristo, siguiendo el sentido de la cita evangélica que sirve como lema: es el Señor el que viene, y provoca la salida a su encuentro. Este encuentro es el fundamento de la identidad cristiana, de su testimonio y misión.

La Solidaridad se concreta en acudir a lo que el papa Francisco llama periferias existenciales; ahí en los pobres y necesitados de todo tipo, en quienes sufren y en quienes buscan se hace especialmente denso y presente el rostro de Dios.

El tercer ámbito, propone fortalecer la Comunión Eclesial, impulsando el encuentro entre todos, entre creyentes y comunidades de diverso signo, viviendo la diversidad en la unidad como un don del Espíritu, un Pentecostés para la tarea evangelizadora.

A pesar de las dificultades actuales, es importante no dejarnos robar la alegría evangelizadora.

 

Ser Iglesia consiste en SALIR, en SER TESTIGOS.