Excursión Parroquial 2018

Mañana gris con amenaza de lluvia y paraguas en mano, se fue formando el grupo, en el lugar de costumbre, y a las 8h partiría el autocar rumbo a Covadonga para visitar La Santina, en este Año Jubilar Mariano.

Con buena disposición y buen ánimo se abrió el trayecto pidiendo a la Virgen un buen viaje para todos y así cantamos:- Alegre la mañana que nos habla de TI…

Se nombran todos los participantes en la excursión para conocernos un poco más y confirmar que la lista coincide con los pasajeros. Después de un rato de comunicación, se empieza a notar un cierto acomodo y el escenario del paisaje nos llama la atención; verde primaveral, más frondoso e intenso que en años anteriores, por el derroche de lluvia que ha hecho crecer vegetación en rincones inesperados. Y de repente nos saluda un rayo de sol de camino hacia Santander. Es un rayo zalamero que intenta poner en pie el ánimo y que sabe que entre las nubes, él es el rey.

Y así llegamos a Los Tánagos, próximo a Unquera. Un café y cómo no las corbatas dulces, no para el traje sino para el café con leche o chocolate.

De nuevo emprendemos viaje y vamos acercándonos a Ribadesella. El rio Sella ya hace su aparición, baja muy caudaloso, con mucha fuerza y con gran naturalidad. Pues sí, los rebaños de vacas adornan la pradera, verde y sabrosa como nunca, por esa abundancia de agua del cielo. En este tramo, por la ribera del río, pudimos ver muchos negocios abiertos exponiendo las canoas y trajes para disfrutar de la corriente del agua. Arriondas es un pueblo que ofrece todo tipo de accesorios para este deporte.

El Santuario de Covadonga está situado dentro del Municipio de Cangas de Onís, sobre un estrecho y empinado valle circundado de excelsas montañas y dista aproximadamente quince kilómetros de los Picos de Europa. En la carretera comarcal, franqueada por la exuberante naturaleza, un árbol joven y esbelto quiso hacerse notar a nuestro paso, cayendo suavemente sobre la calzada. Agradecimos la suerte y continuamos la subida.

Una vez en la plaza de Covadonga, y visitamos la basílica donde, cada uno en silencio, medita, reza y se deja atraer por ese imán espiritual que acerca a los peregrinos. Su construcción se inició en el 1877 durante el reinado del Rey Alfonso XII, quien dio comienzo a la obra, encendiendo la mecha del primer barreno. Se inauguró la Basílica, de estilo neorrománico en el año 1901. Es muy hermosa, particularmente por la elegancia y la armonía interior.

A la salida, en la escalinata, se hizo la foto del grupo que ya viene siendo una característica de la excursión. De frente se alzaba la estatua de Don Pelayo, muy significativa en este lugar por su historia. En la columna de apoyo se lee: “Nuestra esperanza está en Cristo” así como, “Este pequeño monte será la salvación de España”. Historia interesante e importante donde comenzó la Reconquista con la Batalla de Covadonga.

En la proyección del video pudimos apreciar multitud de detalles sobre la historia de este lugar y los acontecimientos que ha ido recogiendo. La Escolanía de Covadonga que eleva sus notas llenas de calidad y técnica a las montañas, para que sus ecos lleguen a La Santina, como el pueblo denomina a la Virgen cariñosamente.

De nuevo agrupados, nos dirigimos a visitar La Santa Cueva. En el pasillo, una inscripción “Bendita la Reina de nuestra Montaña” y allí al fondo nos espera. La escultura pertenece al siglo XV.

La imagen de La Santina fue secuestrada y llevada a París en el 1939. Terminada la guerra fue encontrada en la Embajada española en Paris. Tras varios trámites, la imagen, paso a paso, volvió a su lugar para oír la voz de los asturianos y peregrinos de fe.

Bajo la roca creando un espacio exclusivo, se oye el silencio con el murmullo de la cascada que la acompaña noche y día. Allí, un avemaría que también rezó nuestro Papa Juan XXIII (cuando era cardenal) en su visita, como peregrino, en el año 1954.

Al lado de la cascada, pudimos apreciar un pilón hexagonal en forma de copa de donde salen siete pequeños chorros. Falta por decir que lleva el nombre de “fuente del matrimonio” porque una copla antigua del folklore asturiano dice:

La Virgen de Covadonga

tiene una fuente muy clara;

la niña que de ella bebe

dentro del año se casa

Hora ya de regresar al autocar que nos acercará al restaurante. Comedor amplio, con cristaleras, el menú muy sabroso y abundante, fue un acierto por parte de los organizadores de la excursión.

Sobremesa, canciones populares, fiesta y de nuevo al autobús.

En Cangas de Onís, Se hizo la visita a la Iglesia de La Asunción para llevar a cabo nuestro encuentro religioso por medio de unas lecturas que unos compañeros/as proclamaron

A la salida, otra fotografía del grupo.. Un paseo hasta el emblemático puente con la Cruz de la Victoria colgando en el ojo principal del puente. Las más audaces lo cruzaron a pie porque les recordaba que se reflejaba en la carátula de una novela.

Hora de volver a casa. En el autocar se cantaron muchas canciones, con guion, improvisadas, así como un montón de chistes y bromas para seguir el entretenimiento y saborear esos oportunos caramelos que nunca faltan.

Una excursión muy disfrutada que nos invita a dar muchas gracias a esta iniciativa.

Una excursión muy disfrutada que nos invita a dar muchas gracias a esta iniciativa.